9 ene. 2012

Es de mala educación hablar al oído

¡Hola de nuevo, visitantes del burro explosivo! Aunque el título nos diga lo contrario, no voy a empezar el año con una entrada sobre los modales y las normas a la hora de hablar. Vamos a hablar de verbos relacionados con esas situaciones en las que no queremos que nuestra voz se oiga muy alta (aunque dicen que los españoles hablamos muy alto). Fijaos en esta imagen:
Pues bien, existen en español una serie de verbos para referirnos a estas situaciones. Veamos algunos de ellos.
  • Susurrar: susurramos cuando hablamos en voz baja intentando que nuestra voz sea suave y agradable. Quizás os haga recordar al ruido que hace el viento: ssssss... El sustantivo sería susurro. ¿Has visto la película "El hombre que susurraba a los caballos"?
  • Cuchichear: consiste igualmente en hablar en voz baja, para que otros no se enteren. Este verbo nos hace recordar al sonido que escuchamos cuando alguien habla en voz baja: chchchch... El sustantivo sería cuchicheo
  • Murmurar: este verbo se diferencia de los anteriores porque habitualmente lo utilizamos cuando queremos criticar o quejarnos de algo y no queremos que nos oigan. El sustantivo sería murmullo.
Otros verbos similares a estos serían murmullar, runrunear, sisear, etc. Además me gustaría hacer una aclaración, aunque supongo que muchos de vosotros ya sabréis esto. Excepto en los casos que la ocasión lo requiera (por ejemplo: no queremos despertar a alguien, no queremos molestar a la gente que está estudiando, etc.) hablar al oído no es sinónimo de buena educación. Recuerdo a un antiguo profesor que siempre decía "hablar al oído es cosa de bandido". ¡Pues hala! ¡Todo el mundo a hablar en voz baja! Ssssssssss....

Fuente de la imagen:  http://fistro.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario